नमस्ते

sábado, 27 de octubre de 2007

EL PODER ESTA EN TUS MANOS


Las Manos son el principal órgano para la manipulación física del medio. A través de ellas podemos interactuar con el mundo que nos rodea. Ellas nos permiten tocar, sujetar, expresar, sentir y sanar. Es decir, las manos nos posibilitan canalizar la mayor parte de nuestro potencial creativo.



Una Herramienta Perfeccionada

La interacción entre la mano y el cerebro fue determinante para la evolución del hombre. Las manos de otros primates, aun cuando son prensiles, están adaptadas a una sola actividad, mientras que la mano del hombre está adaptada a múltiples actividades.

El tamaño y la complejidad del cerebro humano se deben en gran parte, a la actividad desarrollada con sus manos en los primeros periodos de su evolución, en la cual tuvo un importante papel el dedo pulgar, oponible a todos los demás dedos, que le permitió tomar objetos con facilidad y fabricar herramientas complejas, estimulando con ello la creación de muchas interconexiones nerviosas, lo cual a su vez permitió otras actividades de mayor grado de dificultad. Desde el punto de vista evolutivo, el significado de esto es muy grande, pues los cambios en la anatomía de la mano convirtieron a los homínidos en algo totalmente nuevo.



Las manos una conexión con lo Divino

En casi todas las religiones o filosofías existen gestos manuales para pedir o agradecer las bendiciones de los dioses. Independientemente de la religión de la que se trate las manos siempre han estado relacionadas con la invocación de lo superior.

Los llamados mudras son estos gestos que se realizan con diferentes posiciones de las manos, cada uno de ellos tiene un significado simbólico particular.

Estos gestos son muy importantes porque nos permiten canalizar adecuadamente la energía a través de nuestro cuerpo así como facilitar la consecución de numerosos objetivos como la elevación espiritual, la sanación física y la sanación emocional.

Su origen no está muy claro, aunque en el mundo occidental los conocemos gracias al mundo oriental que nos los trae como consecuencia de la introducción de sus doctrinas e ideologías.

Hay mudras muy completos que implican a todo el cuerpo, pero también hay mudras muy sencillos e igualmente poderosos que sólo requieren de nuestras manos para alcanzar nuestros objetivos.

Para practicar estos mudras no es necesaria una gran habilidad, sino bastante práctica, especialmente con aquellos que son muy complicados. Los dedos se van uniendo entre sí de maneras muy diversas y con presiones muy diversas donde a veces sólo es necesario un leve roce y otras se necesita una gran presión.

Debido a la diferente cualidad de cada uno de ellos, es recomendable utilizarlos durante un tiempo determinado que suele ir de 3 a 45 minutos y generalmente es conveniente realizarlos una vez al día como mínimo.

Mudra de la Armonía: este se hace uniendo el dedo pulgar con el dedo índice en ambas manos y expandiendo el resto de los dedos, es decir, la palma de la mano debe quedar completamente abierta y solamente la unión de los dedos índice y pulgar, hacen que se cierre un circuito de energía, que nos permitirá al relajarnos, entrar en una armonía perfecta.

Mudra de la Sabiduría: Se realiza uniendo el dedo pulgar con el dedo medio de ambas manos, el resto de los dedos también quedan extendidos, al igual que en el Mudra anterior, en este caso lo que se pretende, es conectarnos con la sabiduría universal.

Mudra de la Energía y de la Vitalidad: Para realizar este Mudra se une el dedo pulgar con el anular en ambas manos, el resto de los dedos permanecerán extendidos, al igual que en los dos Mudra anteriores, se utiliza para revitalizar el organismo.

Mudra del Amor: Este Mudra se forma uniendo las dos palmas de las manos, a la altura del pecho, se utiliza mucho para hacer oración, para conectarse con la fuerza del Amor, que reside en el centro de nuestro corazón.


En Destino en nuestras manos: Quirología

La Quirología o Quiromancia es una ciencia muy antigua que permite mediante la lectura de ciertos signos y características de la mano una comprensión de nuestra vida pasada, presente y futura.

Así como nuestras huellas dactilares son únicas, también lo son otras huellas, a continuación se describen las tres líneas principales:

Línea de la Vida: Es la línea más importante de todas. La línea de la vida puede indicar la duración de la vida, pero más bien muestra la fuerza vital en general, la salud y energía regenerativa, la capacidad de superar enfermedades y golpes de destino. También tiene relación con la casa y familia.
Mas largo y intenso que sea, mas fuerte será la vitalidad y salud y en consecuencia la expectación de vida.
Si es larga y fuerte indica un carácter tranquilo y seguro de si mismo.
Si la linea es debil y corta, indica constitución débil y predisposición a enfermedades. Si es roja, indica un carácter sexual y seductivo.
Si las líneas son muy diferentes en las 2 manos, indica un carácter débil y cambiable.
Las islas o interrupciones son enfermedades de larga duración o cambios bruscos en el estilo de vida. Si la línea se corta de repente sin astillas, puede haber una muerte inesperada.

Línea del Corazón: Como indica su nombre, hace referencia al corazón, a la capacidad de amar, ser cariñoso, a los sentimientos y la sexualidad. Indica alegrías y depresiones, desengaños. También se relaciona con el corazón físico, riñones y sistema circulatorio.
Si es fuerte y bien trazada, indica que la persona es afortunada en el amor y que tendrá relaciones sentimentales felices. Si es larga y sin interrupciones se puede esperar fidelidad de la pareja. Si además es roja y profunda la persona es muy apasionada. Mas larga que sea, más será la persona controlada por los sentimientos. Las pequeñas islas o astillas encadenadas indican una vida amorosa cambiable, déficit y con desengaños.

Línea de la Cabeza: Esta línea se asocia con las capacidades mentales, la mentalidad, la inteligencia, concentración, el ego, el juicio, los talentos y los pensamientos. También indica problemas de la cabeza como en el celebro, ojos, oído, dientes.
Si es bien trazada y profunda indica mucha inteligencia. Astillas hacia abajo se relacionan con la fantasía y creatividad. Si es débil, claro o corta es de una persona con capacidades mentales limitadas. Mas profundo que sea, mejor es la memoria. Más recta que sea, mas realista es la persona. Si la línea es con muchas curvas, indica que la persona no puede prestar su atención mucho tiempo y que los pensamientos son superficiales.



El Cuerpo en la mano: Reflexología

La Reflexología o terapia zonal es la práctica de estimular puntos en las manos u otras partes específicas del cuerpo (llamados zonas de reflejo), para mejorar el flujo energético del organismo. La Reflexología trabaja el Sistema Nervioso a través de los dermatomas. Nuestro cuerpo esta provisto de terminaciones nerviosas en el toda la superficie, siendo los pies y las manos los que ocupan una área más amplia respecto a las demás partes del cuerpo.

La estimulación de los diferentes puntos energéticos se hace por medio de micro-presiones, micro-masajes circulares o micro-masajes lineares.
Terminales nerviosas y energéticas se conjugan en una intrincada red en la que todos los órganos y partes del cuerpo encuentran su correspondiente área refleja.

Según el Do In la estimulación de los puntos o zonas debe dividirse por una falta energética o problemática Yin, donde la zona se estimulará con presión intermitente, es decir, presionando y luego soltando, cuando el desequilibrio es Yang o de exceso energético, generalmente notado por dolor agudo, la estimulación deberá ser continua.

En general se estimulan las zonas correspondientes a los órganos sobre las dos manos, excepto la zona del corazón (existe solamente en la mano izquierda) y la vesicula biliar (existe solamente en la mano derecha).

Mano derecha

Mano Izquierda



Los Cinco Elementos y las Manos

1. Dedo pulgar: representa al elemento fuego y su cometido energético es equilibrar las energías del cuerpo nutriendo cuando debe alimentarse y destruyendo cuando debe eliminarse. Además en él reside nuestra conciencia divina.

2. Dedo índice: representa al elemento aire y su cometido es proveernos de la capacidad de crear y de pensar. Este dedo nos trae las inspiraciones divinas. En él radican nuestros diferentes estados de ánimo.

3. Dedo medio: representa al elemento éter y su cometido es proveernos de la energía necesaria para actuar y vivir en armonía con el mundo espiritual que tienes a tu alcance.

4. Dedo anular: representa al elemento tierra y su cometido es proveernos de la fuerza necesaria para defendernos y luchar por lo que es nuestro, así como del equilibrio interior para afrontar cualquier situación.

5. Dedo meñique: representa al elemento agua y su cometido es proveernos de la posibilidad de interactuar con otros seres humanos en la sociedad. Es el que nos permite relacionarnos correctamente. Se encarga de trabajar nuestras emociones.



Los Chakras de las Manos

Los chakras son vórtices (remolinos) esféricos en el cuerpo etérico que actúan como transmisores de energía. Existen siete principales, pero además existen otros más llamados secundarios. Dos de estos últimos se sitúan en las palmas de las manos.

Si volvemos la palma de la mano hacia arriba, observaremos una depresión en el centro. Esa cavidad en el centro de la palma de la mano se considera la sede física de esos centros de energía, llamados chakras en sánscrito. Estos centros energéticos de las manos son de suma importancia para practicar la sanación por imposición de manos (Reiki), ya que ellas son el canal para proyectar la energía vital y para eliminar la contaminada.

En la preparación previa para la sesión el sanador debe activar los chakras de las manos presionando con el dedo pulgar izquierdo la palma derecha y viceversa, al tiempo que respira lenta y profundamente. A continuación limpia el área afectada, ubicando las manos a unos 10 centímetros del paciente y simulando una especie de cuchara que barre la zona.

Luego el sanador limpia sus manos una con la otra y las sacude, también hace uso de un recipiente de agua con sal donde sacude y limpia sus brazos hasta el codo para evitar recibir la energía contaminada que ha sacado del paciente.

Luego de la limpieza el sanador está preparado para suministrar la energía pránica. La mano izquierda se pone con la palma hacia arriba en posición de recibir energía divina, mientras que la derecha se coloca a 20 centímetros de la parte que se limpió para proyectar la energía durante unos minutos, de acuerdo al criterio del sanador.



Reiki o Imposición de manos, sanar con la energía de nuestro organismo

Muy probablemente la imposición de manos sea uno de los métodos de curación alternativa más antiguas, conocidas y populares. Desde el antiguo Egipto hallamos pruebas de su existencia, como en el papiro Ebers, datado hacia el 1552 a.C., y que describe a esta técnica como un tratamiento médico utilizado en aquellos tiempos.

También son conocidas las referencias bíblicas a través de la figura de Jesús y, posteriormente, en el cristianismo se convirtió en una práctica común, así como predicar, administrar los sacramentos o bendecir con el agua bendita y aceites.

En tiempos más modernos, el médico Franz Anton Mesmer aseguraba que podía llevar a cabo curaciones a través de la canalización de lo que él llamaba el magnetismo animal, algo diferente al conocido magnetismo físico. Para Mesmer existía una fuerza que unía "los cuerpos celestes, la tierra y los cuerpos animados", así lo declaraba en 1779. Estaba convencido de que era posible dirigir ese fluido, existente en todo el universo, y así curar cualquier enfermedad.

En nuestro siglo, durante la década de los sesenta, las primeras investigaciones conocidas fueron realizadas por el Dr. Bernard Grad, de la Universidad McGill de Montreal, quien llegó a la conclusión de que los sanadores psíquicos o espirituales eran realmente efectivos al emplear la energía de sus manos para curar. Realizó un variado número de experimentos utilizando plantas y animales para evitar que interfiriera la creencia o fe de quienes fuesen sometidos como objeto de sus pruebas, que demostraban que las manos del sanador poseían algún efecto curativo sobre los seres vivientes.

En la actualidad son muchos y muy variados los experimentos que se realizan para comprobar de una forma definitiva la existencia de esa energía que radicaría en todos los seres humanos y que sería capaz de sanar a otros, a través del contacto físico o con la sola intención y el deseo de curar. Independientemente de ello y de la espera a que el estamento científico se pronuncie en base a lo que ya se ha investigado, muchos hospitales, médicos y enfermeras lo utilizan para apoyar a la medicina tradicional en el alivio de cualquier enfermedad, obteniendo resultados evidentemente exitosos y que van más allá de la casualidad.

Intentar aliviar una dolencia o contribuir a sanar una enfermedad por medio de la imposición de manos no es algo complicado. Más allá del deseo de curar, basta con colocar las manos a unos 10 centímetros del lugar en el que se desea influir y durante un tiempo no mayor a los diez minutos. Aún si las manos se colocan sobre la cabeza, estando el dolor localizado en otra zona, se logrará igualmente un efecto sanador, ya que esta energía, que parece emanar de nuestras manos o de nuestro organismo, es capaz de dirigirse por sí misma hacia la zona necesitada de alivio.


Dar una Mano: La Solidaridad nos Une



Expresar la Creatividad nos hace Libres


Las caricias: La manifestación del Amor



Tus Manos contienen la Vida misma